Tiempos nuevos

Este año 2020 está siendo muy extraño para todos, y aún no nos terminamos de dar cuenta de que asistimos al nacimiento de unos Tiempos Nuevos.

Yo que soy aficionado a la historia, recuerdo esas fechas clave que marcan el inicio de una nueva era, cómo el descubrimiento de América o la toma de la Bastilla y vivo con la sensación de que asistimos a algo similar.

Ciertamente, esas fechas son acuerdos académicos que reflejan una evolución de años que cristaliza en un mundo diferente, un cambio que nunca se produce de la noche a la mañana.

En ese sentido hace tiempo pienso que la caída del muro de Berlín en 1989, inició un proceso que está cristalizando en un mundo radicalmente diferente.

Todo esto viene a cuento por que mi revisión anual de este año y el enfoque a que me dirige mi sistema GTD, reflejan una maduración similar que me lleva a algunos cambios importantes que afectan a mi vida y, cómo no, a este Blog.

A que he dedicado el verano

Hace poco leía a Jordi Fortuny en «Tus acciones revelan tus verdaderas motivaciones» y un click tenía lugar en mi cerebro al darme cuenta de que, aunque mis gustos y deseos sean unos, el mundo que nos rodea y cómo me desenvuelvo en él, demuestra que mis prioridades son otras.

Cuando comencé el verano, tras la reclusión del estado de alarma, tenía claro que debía analizar algunos aspectos que no funcionaban en mi flujo de trabajo, en concreto:

  • ¿Por qué mi GTD se cae con tanta frecuencia?
  • ¿Cómo puedo mejorar mi gestión de notas?
  • ¿Es GNU/Linux el entorno adecuado para mis objetivos?
  • ¿Cómo enfrento las conclusiones de los puntos anteriores

Por qué mi GTD no termina de rodar con regularidad

Partiendo de la base de que el problema no era la herramienta, ya que llevo mucho tiempo con él y he probado muchas, tengo claro que el problema esta en mi forma de ponerlo en práctica.

Las conclusiones que me dejó esta introspección eran claras:

  • Mi GTD va mejor en papel, que es lo que siempre me salva
  • Mi mayor problema está en que en mis revisiones semanales suelo repasar, no sólo el contenido del sistema, sino cómo lo tengo implantado y mi perfeccionismo me lleva a correcciones y cambios continuos a los que dedico demasiado esfuerzo.

Con esas conclusiones me quedaron claras dos tareas para este curso:

  • Poner en marcha el sistema, recopilar los errores que detecte, sin intentar corregirlos inmediatamente, y no plantear cambios hasta, al menos, la próxima revisión anual.
  • Releer, sin prisa pero sin pausa, y retomando notas, los tres libros que considero esenciales para entender GTD
    1. Haz que funciones de David Allen
    2. Organízate con eficacia de David Allen
    3. Productividad Personal de José Miguel Bolívar

Cómo puedo mejorar mi gestión de notas

Uno de mis problemas fundamentales siempre ha sido mi organización de notas.

Mis listas de leer después y mis anotaciones forman un auténtico batiburrillo en Evernote y Pocket.

Esto hace que a pesar de su utilidad pierda siempre demasiado tiempo tratando de localizar lo que busco.

En este aspecto el comienzo de la lectura de How to Take Smart Notes de Sönke Arens, estaba siendo revelador, así cómo los conceptos aprendidos sobre Pensamiento Sistémico y Gestión del Conocimiento Personal.

No obstante, su publicación en español me facilitará la tarea y he decidido recomenzar la lectura, de manera simultanea al primero de los anteriores.

Lo que si me ha quedado claro es que esta organización debe evolucionar hacía un Zettlekasten.

Mi plan de pruebas

Con todo lo anterior y, teniendo en cuenta que se acerca el vencimiento de mis suscripciones a Todoist y Evernote, decidí echar un vistazo a diferentes aplicaciones que últimamente habían llamado mi atención.

Zettlr

Una estupenda herramienta de notas en Mardown, muy orientada al método Zettlekasten, pero que no me resulta nada ágil para las lista de GTD, que tendrían que estar en un Remember the Milk, Todoist, todo.txt o algo similar.

Obsidian

Similar a la anterior, algo más abierta, al no estar tan centrada en Zettlekasten.

Evernote

Vieja conocida, tiene la gran ventaja de que la controlo mucho, e incluso he llevado mi GTD en ella, aunque fuera del Pc no es muy ágil con las listas, no tiene cliente en GNU/Linux y sus últimas actualizaciones me han defraudado.

Me causa cierto rechazo por su falta de evolución en los últimos años, pareja a su incremento de precios.

Workflowy

Una herramienta que no conocía, que me ha sorpendido por su concepto de hoja en blanco, que me acerca mucho al papel y me ha gustado mucho por su minimalismo.

Su estructura me recuerda mucho a las de un fichero org-mode y no me ha dado mal resultado para gestionar listas, pero me resulta compleja para organizar las notas.

Notion

Otra herramienta que no conocía y también me ha sorprendido.

Me gusta su concepto de hoja en blanco, y su flexible concepto de organización por bloques, y me entusiasma su sistema de tablas y posibilidades de tableros que, en mi opinión, la hacen ideal para estructuras cómo la que plantea José Miguel Bolívar en «De las «listas» a las «vistas»» e incorpora algunas posibilidades colaborativas interesantes.

En su contra está su lentitud en móvil y mi falta de pasión por la nube.

Es GNU/Linux el entorno adecuado para mis objetivos

Cómo resultado de todo lo anterior, y a pesar de que las tres últimas herramientas tienen algunas restricciones en GNU/Linux mi primera opción y prueba real optaba por Workflowy, para la gestión de las listas, y Evernote para las notas.

Al final dado que no he conseguido fluidez y tampoco simplificar, he optado por Notion, para la que si dispongo de una app no oficial en mi Arch Linux.

En esta herramienta he comenzado una instalación sobre la guía de implantación del curso, es decir, comenzando con un volcado mental que no me está dando mal resultado, con lo que he decidido sea la que mantendré hasta mi próxima revisión anual.

De acuerdo con todo lo anterior, unido a los planes que salieron de mi revisión anual, mi ceguera total en el horizonte y la cantidad de tiempo que andar trasteando con GNU/Linux me consume habitualmente, la realidad parece marcar Windows cómo el camino a seguir.

Está es una decisión díficil, ya que este Blog nació entorno a GNU/Linux y renunciar a eso implica un cambio importante de dirección pero creo que es la decisión correcta, y el tiempo dirá si es la acertada, algo a lo que he dado muchas vueltas y en lo que me ha iluminado mucho esta entrada de José Migel Bolívar.

Con estos cambios, con algo de nostalgia y mucha ilusión en los proyectos que se inician, la actividad de este Blog a partir e ahora se centrará en:

  • Publicar resúmenes de los capítulos que vaya leyendo de los libros citados y los que les sigan
  • Explicar mi puesta en marcha de GTD en Notion

Gracias a todos por leer hasta aquí y espero seguir contando con vosotros.

Comenta la entrada para que el Blog pueda mejorar:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Ir al contenido