revisión

Un año con GTD: aclarado mejorado

Cuaderno de bitácora: fecha estelar 22009.8, en el día 37 del #QuedateEnCasa.

Diagrama GTD de José Miguel Bolívar
Diagrama GTD de José Miguel Bolívar

Hace poco más de un año escribía sobre el curso del Nivel I de la formación oficial de GTD en que había participado.

En este tiempo han sucedido muchas cosas y he experimentado muchas subidas y bajadas de la tabla, que se han reflejado incluso en la marcha, o más bien no marcha,  del Blog y que finalizan habiendo realizado un profundo rediseño del sitio según los criterios que os explico en la página de inicio.

Este es un proyecto al que llevaba tiempo dando vueltas, incluso a riesgo de marear a los seguidores, aunque espero que solo un poco :).

Al final ha salido adelante, gracias a aplicar de forma mucho más sistemática el concepto de Aclarar, es decir, seguir el diagrama que conocemos y preguntarme ante los temas a que me enfrento:

  • ¿Tiene esto para mí alguna importancia o significado?
  • Si lo tiene ¿qué es exactamente?, ¿una idea?, ¿una posibilidad?, ¿algo que hacer?, ¿una información?, ¿un compromiso?

Gracias a GTD, y a pesar de usarlo mal, el interiorizar este proceso de aclarado me ha permitido ver algunos resultados claros cómo el cumplir un sueño, algo que os contaba aquí, y entender el por qué de algunos de los errores más importantes que he cometido durante mucho tiempo.

A que he dedicado este verano: revisión anual.

Ahora mis veranos son bastante menos estresantes de lo que eran en mi época laboral, pero aún así me gusta, y me resulta muy útil, dar un repaso al año anterior y hacerme una idea de los objetivos para el siguiente año.

La realidad es que, cómo este año me ha demostrado que la vida te puede pasar por encima en cualquier momento, no le veo ningún sentido a hacer un recuento de logros cómo en años anteriores.

Por eso no voy a ponerme a recontar objetivos ya que simplemente el haber respondido a lo sobrevenido, sin perder el norte, a lo que la vida me ha puesto y haber sido capaz de adaptar mis objetivos a la realidad creo que es más que suficiente para justificar un buen año.

Aún así si que me he parado un poco a reorientarme y eso es lo que os cuento.

Razones para huir del distro hopping.

Gracias a GTD y a sus revisiones uno no pierde el norte, y es fácil ver cómo se atasca la fundamental lista de proyectos. Además, cuando se hacen revisiones algo más profundas de lo que esta aconteciendo, se sacan conclusiones importantes que nos ayudan a detectar los problemas y plantear «proyectos» para resolverlos – esto va dedicado a José Miguel Bolívar para ver si cerramos una vieja disdursión sobre problemas/proyectos y la cita de David Allen al respecto 😉 –

El cierre del proyecto Antergos me ha dejado en una incómoda situación con respecto a mi distro de cabecera, lo que unido a algunas dificultades con los Wargames en GNU/Linux, me ha hecho incluso plantearme volver a Windows, algo que obviamente no quiero hacer, pero tampoco quiero perder la vida buscando distro, por lo que os voy a contar mi proyecto de búsqueda y las razones por las que quiero huir del distro hopping.

Revisión anual 2018.

Siempre es difícil esta entrada porque la realidad se empeña en romper cualquier tipo de planificación, pero de todas formas, cómo dijo Woody Allen:

«Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida».

Así que vamos a tratar de hacer que este año suceda algo nuevo e interesante, para lo que no hay nada cómo ver en que nos hemos equivocado en el pasado y si se puede replantearse algo.

Os cuento …

Una inyección de Efecto Zeigarnik.

Después de 4 meses, echaba de menos daros un poco la tabarra, o quizás simplemente es que estoy tan bajo de ánimos y desorientado que necesito sentarme a poner negro sobre blanco que quiero hacer con mi vida.

Así que, aquí estoy de nuevo, a ver si con lo que indica el tituló recomienzo.

El origen de esta entrada está en que este año he debido adelantar un poco la revisión veraniega, primero para reubicarme y segundo porque el comienzo de la nueva temporada será con una operación de espalda de la que veremos cómo me recupero.  Así que he comenzado mi revisión de todos los veranos por el tema que, no siendo mi padre, más me vueltas da en mi cabeza dando una lectura a mis planes del Blog para este año que os contaba aquí  y sólo veo una gran decepción :(.

Ciertamente estoy muy lejos de las 100 entradas que había planeado y veo claro que el Blog ha estado demasiado abandonado, así que he decidido, cómo anticipo a la revisión anual de 2018, aplicarme un chute de «Efecto Zeigarnik»  reiniciando con esta entrada para saludaros y tratar de recuperar un poco la normalidad y la ilusión, dejando patente mi enorme fracaso y volviendo el Blog a su imagen original, a ver si así vuelve también a su ritmo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Ir al contenido