GTD

Haz que funcione (I): Introducción

Photo by Fran Jacquier on Unsplash

En el año 2008 David Allen publica «Making It All Work: Winning at the Game of Work and Business of Life» conocido en español cómo «Haz que funcione. Una hoja de ruta hacia el éxito a través de la eficacia y la organización personal».

Ya en el título aparece remarcado el enfoque del sistema: «la reducción del estrés». Es decir se centra en el concepto de efectividad de las últimas décadas del siglo pasado.

Dado el interés que el tema tiene y que este era el menos repasado de los libros de Allen que tengo he decidido dedicarle el año.

Lo que vaya descubriendo os iré hablando según avance con él.

GTD con org-mode. Primer intento.

Bueno, pues aquí estamos.

Tras la formación GTD, Nivel 1, que os comenté en esta entrada anterior me he encontrado con un sistema GTD funcionando, que hay que aprovechar y sobre el que hoy os quiero hablar.

Me parece importante comenzar a explicar los ajustes que, seguro, iré haciendo a mi sistema GTD para ver como evoluciona, compartir la experiencia de aprendizaje y asentamiento de mi sistema y controlar posibles errores.  En entradas posteriores, simultáneamente,  abordaré la idea desde el comienzo, poniendo en orden mis apuntes y explicando que es GTD y las buenas prácticas que voy aprendiendo en cada fase.

Formación Oficial de GTD – Nivel 1.

Durante los meses finales del pasado año, mientras me recuperaba de mi operación, he tendio mucho tiempo para plantearme que estaba haciendo desde que inicié mi nueva situación de jubilado y analizando la gran cantidad de ruido que rondaba mi cabeza.

Uno de los aspectos que me resultó más claro es que tras finalizar la actividad laboral, había dado la espalda a mis hábitos de planificación y revisión, hábitos que, con sus defectos y virtudes, me habían mantenido a flote en momentos laborales bastante complejos.

Una inyección de Efecto Zeigarnik.

Después de 4 meses, echaba de menos daros un poco la tabarra, o quizás simplemente es que estoy tan bajo de ánimos y desorientado que necesito sentarme a poner negro sobre blanco que quiero hacer con mi vida.

Así que, aquí estoy de nuevo, a ver si con lo que indica el tituló recomienzo.

El origen de esta entrada está en que este año he debido adelantar un poco la revisión veraniega, primero para reubicarme y segundo porque el comienzo de la nueva temporada será con una operación de espalda de la que veremos cómo me recupero.  Así que he comenzado mi revisión de todos los veranos por el tema que, no siendo mi padre, más me vueltas da en mi cabeza dando una lectura a mis planes del Blog para este año que os contaba aquí  y sólo veo una gran decepción :(.

Ciertamente estoy muy lejos de las 100 entradas que había planeado y veo claro que el Blog ha estado demasiado abandonado, así que he decidido, cómo anticipo a la revisión anual de 2018, aplicarme un chute de «Efecto Zeigarnik»  reiniciando con esta entrada para saludaros y tratar de recuperar un poco la normalidad y la ilusión, dejando patente mi enorme fracaso y volviendo el Blog a su imagen original, a ver si así vuelve también a su ritmo.

Construyendo tu segundo cerebro con Emacs y org-mode.

Rebuscando información sobre Productividad y org-mode, he dado con esta joya «Building a Second Brain in Emacs and Org-Mode» y su continuación «Implementing A Second Brain in Emacs and Org-Mode» de Michael Fogleman @mwfogleman  que quiero compartir con todos vosotros.

Mi experiencia con esto de la productividad es que las herramientas, a veces me hacen perder el norte, y lo sé bien porque el traspaso de Outlook/Evernote no esta siendo un camino fácil.

Os cuento …

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Ir al contenido