Organizando mi archivo

Cuaderno de bitácora: fecha estelar 22020.9, en el día 49 del #QuedateEnCasa, acercándonos a la #NuevaNormalidad, sea lo que sea eso.

En estos tiempos de encierro me estoy enfrentando a la ardua tarea de organizar mi archivo, tanto digital como físico, y siempre ha sorprendido la poca atención que el libro de David Allen le dedica a este tema del archivo, algo que si falla ha,

El proyecto, que llevaba tiempo en mi incubadora, surge de una remodelación de mi ordenador en la que mi disco de datos quedó limpio, lo que unido a las obras realizadas en casa, y las carpetas traídas de casa de mi padre me ha obligado a mover un montón de papeles y ponerlos en su sitio, así que decidí que era el momento.

Cómo persona altamente desorganizada que soy hace tiempo que descubrí que necesito aprender hábitos para evitar el caos y, cómo lector compulsivo, he dedicado mucho tiempo a leer sobre organización de archivos, en eso he estado mucho tiempo pero la verdad es que hasta ahora no me había atrevido a hincarle el diente.

Mi primer recuerdo de lecturas al respecto se remonta a mi lectura de «Lifehacker: The Guide to Working Smarter, Faster, and Better» un libro que siempre tengo presente, ya que a pesar de que desde el punto de vista tecnológico, se le notan los años, me abrió las puertas de este mundo de la efectividad y de vez en cuando acudo a él, ya que muchos de sus principios siguen siendo válidos.

Pero con respecto a la organización de archivo no conozco nada sobre criterios básicos mejor que esta entrada de José Miguel Bolívar «Entendiendo la diferencia entre orden y organización», que me puso sobre la pista del buen camino y me recordó al que considero uno de sus básicos «Organizarse con GTD: El significado lo define todo«.

Así que os cuento …